Con el objetivo de proporcionar a la gente un acceso a Internet inmediato y una fácil comunicación a través de las redes sociales, Acer ha presentado el Aspire One. Según indica el fabricante, gracias al sistema Limpus Linux Lite (también se puede adquirir con Windows XP), los tiempos de encendido y apagado se han reducido al mínimo (15 y 5 segundos respectivamente). Esto, unido a la simplicidad del sistema, facilita su uso continuo.

El portátil dispone de una pantalla LED de 8,9 pulgadas y 1.024x600 píxeles, mide 24x17 cm y pesa menos de 1 kg, contando con una batería de 3 celdas que le proporciona 3 h de autonomía que puede ampliarse hasta 6 mediante otra opcional de seis celdas.

De serie integra red Wi-Fi b/g y en un futuro WiMAX o 3G.

Como procesador Acer ha elegido el Intel Atom N270 a 1,6 GHz que se ha presentado hoy mismo, y lo acompaña de 512 MB de RAM, ampliables hasta 1,5 GB.

En almacenamiento se ofrecen dos opciones: un módulo flash de 8 GB, o bien un disco duro de 80 GB. Además cuenta con un lector de tarjetas compatible con SD/MMC, Memory Stick y xD.

El Acer Aspire One se fabrica en cuatro colores y se podrá comprar en España a partir de julio a partir de 299 euros con 512 MB de RAM, 8 GB de almacenamiento y sistema Linux. Estará disponible en cinco configuraciones y la más cara costará 399 euros.

Con el Aspire One ya son tres los fabricantes que han presentado en España sus portátiles de consumo de bajo coste (además de HP que no pretende competir en el mercado de consumo). Airis, con su gama Kira, y Asus, con el Eee PC 701 han optado por pantallas de 7 pulgadas y procesadores menos novedosos. Acer ofrece por el mismo precio una pantalla mayor y la última generación de chips Atom diseñada específicamente para este tipo de ordenadores, en la línea del EeePC 901 que acaba de ser anunciado en Computex.