Microsoft ha advertido en reiteradas ocasiones que el sistema operativo Windows XP, sin soporte desde el pasado mes de abril, puede estar sujeto a vulnerabilidades de seguridad, que pueden poner a los usuarios en riesgo y, aún así, se sigue utilizando. Windows 7 sigue siendo el sistema operativo más utilizado con una participación superior al 55 por ciento, así que parece que gran parte de los usuarios continúan prefiriendo los sistemas operativos más antiguos.

Mientras tanto, Windows 8 y Windows 8.1 avanzan suavemente. Windows 8.1 ha conseguido un 10,04 por ciento, por encima del 9,49 por ciento de diciembre y por debajo del 12,1 por ciento de noviembre. Windows 8, sin embargo, continua bajando lo que puede indicar que simplemente los usuarios se están actualizando a la versión 8.1.

Como explica Mark Hachman en la edición estadounidense de PCWorld, cuando se combina la cuota de mercado de Windows 8 y 8.1, las cifras cuentan una historia ligeramente diferente: Desde marzo 2014 hasta enero de 2015, la cuota de mercado combinada se ha incrementado de manera constante desde el 11,30 a 13,83 por ciento.

Por sistemas operativos, Microsoft domina claramente el panorama con una cuota del 91,56 por ciento. Por detrás se sitúa la plataforma de Apple con un 7,11 por ciento y Linux que se queda con el 1,34 por ciento.