En otras palabras, si todavía no has “reservado” tu actualización gratuita de Windows 7 o Windows 8.1, ahora es el momento de hacerlo. Microsoft comenzó a ofrecerlas a través de un mensaje emergente en el centro de notificaciones de Windows hace aproximadamente un mes.

Según PCWorld.com, Microsoft dice que usará el despliegue para comprobar la compatibilidad y “escuchar, aprender y actualizar la experiencia de todos los usuarios de Windows 10”. No obstante, señala que “la inmensa mayoría” de los equipos que ejecutan Windows 7 y superior deberían ser totalmente compatibles. Como ya anunció en su momento, todos los usuarios que ejecutan Windows 7 o Windows 8.1 podrán actualizarse de forma gratuita a Windows 10 en un plazo de un año a partir del 29 de julio, y tras ese periodo tendrán que pagar.

En lo que respecta a retail, Microsoft distribuirá pronto una versión de Windows 10 para fabricantes de PC, aunque no está claro cuántos de ellos contarán con nuevas máquinas equipadas con Windows 10 desde el primer día. Lo que está claro es que los equipos totalmente compatibles con Windows 10 llevarán la correspondiente pegatina.

Para las empresas, Windows 10 Pro se lanzará el 29 de julio, junto a la versión de consumo, aunque las ventas de licencias por volumen para empresas y clientes del sector educativo se iniciará el 1 de agosto.