Los expertos aseguran que un sistema de este tipo puede permitir a la débil economía africana "dar el salto” al nivel de otras latitudes del planeta, según señala la web de la BBC. El proyecto, llamado Lucy, en honor al fósil más antiguo de antepasado humano encontrado al Este de África, tendrá un coste de 100 millones de dólares (61 millones de euros) y tardará 10 años en completarse.

Uyi Stewart, jefe científico de IBM Research en África, ha declarado a la cadena británica que el sistema podría transformar la educación y la salud, de la misma manera que ya hiciera la banca móvil con las finanzas en este continente.

La agricultura podría mejorar con el análisis de patrones del clima y otros factores. Asimismo, la potencia de cálculo y al acceso masivo a los datos, que aporta Watson, pueden ser determinantes en muy diferentes contextos. Incluso, se le podrán formular preguntas puesto que una de sus funciones clave es el proceso del lenguaje natural.

Las escuelas sin recursos informáticos también podrán aprovechar el sistema, vía móvil o portátiles con acceso a Internet, al estar basado en la nube, y los médicos o el personal sanitario podrán utilizarlo para diagnosticar enfermedades en tiempo real y determinar el mejor tratamiento para cada paciente.

A pesar del enorme potencial de la inteligencia artificial, aún no supone un suculento negocio. Según la BBC, IBM apenas ha logrado 100 millones de dólares de Watson en los últimos tres años. Pero la compañía parece decidida a cambiar esta realidad y acaba de invertir 1.000 millones en la creación de su nueva unidad de negocio específica.