Basado sobre el formato Ogg, CSIRO está trabajando dentro del proyecto Continuous Media Web, un proyecto capaz de desarrollar formatos y software que permitiría a los usuarios crear hipervínculos de modo que pueden ser identificados fácilmente y disponer de un acceso sencillo de los archivos tanto de audio como de vídeo a través de Internet.

El formato Ogg fue diseñado por la fundación Xiph.Org, una compañía que desarrolló tecnologías de compresión de audio y vídeo. Ogg comprime hasta 10 veces más óptimamente que MP3, lo que implica una menor cantidad de disco duro para almacenar los archivos en el ordenador.

Silvia Pfeiffer, una de las investigadoras de CSIRO, ha explicado que otro de los motivos por los que se ha elegido este formato ha sido por los requerimientos legales.