Un equipo de alumnos y docentes de la Universidad Católica de Chile ha desarrollado un proyecto que pretende paliar uno de los problemas tecnológicos más comunes de nuestro tiempo: quedarse sin batería.

Para ello han creado un innovador dispositivo que permite recargar el teléfono móvil gracias a las vibraciones generadas por una persona en movimiento y también a partir de la lluvia e, incluso, del viento.

En palabras de Luciano Chiang, académico de Ingeniería Mecánica y Metalúrgica de la citada Universidad: "La innovación podría resultar enuna alternativa eficiente y económica para quienes se encuentran en lugares aisladosy necesitan cargar un celular o alimentar un equipo de comunicaciones".

Gracias a este sistema es posible aprovechar las vibraciones que surgen por efecto del movimiento de un cuerpo. A partir de ahí se produce el movimiento de un imán respecto de una bobina eléctrica. Cuando ambos elementos entran en resonancia se pueden generar entre 5 y 20 vatios.

En la actualidad  se han desarrollado distintos prototipos, que tienen el tamaño de una billetera o una caja de zapatos, y se está estudiando la opción de la portabilidad y miniaturización del sistema para poder crear un modelo de negocio a nivel local e internacional.