La conocida empresa de transportes Uber acaba de poner en circulación sus primeros coches autónomos, y lo ha hecho en la ciudad norteamericana de Pittsburgh, ofreciendo así un peculiar servicio de transporte personal y privado, sin conductor.

El pasado mes de mayo comenzaron las pruebas de este servicio en entornos reales y a día de hoy estos coches ya prestan un servicio regular de UberX. El vehículo escogido para dar el paso ha sido el modelo Ford Fusion Energi y podrá ser utilizado por todos aquellos usuarios que hayan indicado que quieren formar parte de esta primera fase beta.

El vehículo cuenta con amplios sistemas de radares, aproximación láser, sensores y cámaras para poder circular con total seguridad y autonomía por las calles de la ciudad, enfrentándose a tráfico y conductores reales.

En esta primera fase, en los vehículos irá un conductor de seguridad, que únicamente tomará parte en caso de emergencia o cuando la climatología lo requiera, además de un ingeniero en el asiento del copiloto cuya función será grabar los trayectos y registrar todos los datos para futuros análisis.

En un primer momento hay 15 de estos coches en circulación y se espera que el número pueda aumentar hasta los 100.