En una primera fase, la colaboración de ambas empresas se orientará a mejorar la conectividad de los vehículos y a conseguir que los teléfonos móviles y los propios vehículos, eléctricos o híbridos, se recarguen inalámbricamente (sin cables), explican ambas compañías en un comunicado.

La posibilidad de que los usuarios de coches eléctricos o híbridos recarguen los vehículos sin tener que enchufarlos a una toma de corriente, es una gran novedad. Para hacerlo, se utilizará la tecnología de Qualcomm, Halo Wireless Electric Vehicle Charging (WEVC).

También trabajarán en lograr la recarga de los móviles mientras se conduce el coche, y en mejorar la experiencia del usuario mediante la inclusión de conectividad 3G/4G de alta velocidad.

Como explica la agencia Reuters, Daimler, que es la empresa matriz de Mercedes-Benz o Smart, está esforzándose (al igual que otros fabricantes alemanes como BMW y Audi) en conseguir experiencia en software y telecomunicaciones móviles para posicionarse como grandes proveedores de coches con un fuerte componente tecnológico.