Hace ya casi un año que nuestras vidas, hábitos sociales y rutinas tuvieron que modificarse de forma brusca. La Covid-19 llegó y de la noche a la mañana muchos y muchas tuvimos que decirle adiós a nuestra oficina.

El teletrabajo, que antes se veía como un método novedoso, más característico de las culturas anglosajonas del norte, empezó a estar a la orden del día también en nuestro país.

Así que debido al virus, muchas empresas pasaron de estar debatiendo si el teletrabajo iba a funcionar en España o no al verse obligadas a implementarlo. No hubo más opciones.

Incialmente iban a ser solo unas semanas, después unos meses y, actualmente, muchos y muchas llevamos ya casi un año sin haber pisado nuestra oficina.

La pandemia ha sacudido de la forma más agresiva posible a colectivos como el de la hostelería o el turismo. Sin embargo, sea como sea, la vibración de esa sacudida ha llegado a cualquier sector y persona.

No puedo negar que los que pertecenemos al grupo de personas que todavía pueden trabajar desde casa somos privilegiadas. Pero tampoco puedo afirmar que el teletrabajo no vaya acabar pasando factura de algún modo.

En el caso de las personas que llevan casi un año trabajando desde casa, su salud mental es la que se puede acabar viendo afectada.

¿Cómo afecta el teletrabajo a nuestra salud mental?

Distintos psicólogos/as se han puesto manos a la obra para explicar las consecuencias psicológicas que el teletrabajo puede tener. Lo primero que hay que entender es que la salud mental es tan importante como la física.

Muchas veces pasamos por alto la importancia de cuidar nuestra mente sin darnos cuenta de la gran influencia que tiene precisamente la mente en nuestro cuerpo. Una persona sana cuidará tanto su físico como su salud mental.

Los efectos principales que el teletrabajo puede causar son sensación de aislamiento, estrés, ansiedad, soledad o agotamiento. En situaciones extremas, y si no se trata a tiempo cualquier síntoma, podrían llegar a padecerse enfermedades como la depresión.

Hemos consultado artículos publicados en webs especializadas en psicología como Clinica Alemana o Gabriela Paoli para hablarte de algunos de los problemas principales que pueden derivar del teletrabajo si no se siguen unas pautas adecuadas.

Sensación de aislamiento. Que está relacionada con la soledad. Muchos hemos dejado de salir a la calle todos los días, usar el transporte público abarrotado de gente, sentarnos en una mesa en una oficina con un montón de personas alrededor. Descansos para un café con los compañeros. Comentar el fin de semana. Reuniones presenciales en distintas salas. Bajar a pasear y estirar las piernas en el descanso. Todo esto ha desaparecido.

El contraste es grande: de una vida abarrotada de gente pasamos a estar solos y solas todo el día en una misma habitación.

La sensación de aislamiento está relacionada con la falta de contacto físico. El hecho de que ahora todo sea virtual puede incluso suprimir nuestro sentimiento de pertenencia a la empresa. Nuestro rol empieza a ser más difuso, nos sentimos aislados del mundo y de nuestro equipo.

Ansiedad y estrés. La incertidumbre de la situación nos lleva a sentir ansiedad. El estrés viene del hecho de que el cambio se haya producido de forma tan repentina. Muchos no habrán tenido tiempo mental suficiente para adaptarse a la nueva situación.

Es decir, no se ha llevado a cabo una transición entre la oficina y el teletrabajo, si no que el cambio vino de forma brusca.

Por otro lado, el hecho de que muchos y muchas no se terminen de acostumbrar a la nueva realidad laboral hará también que se incremente su estrés y agotamiento mental.

Adicción al trabajo. Las adicciones siempre son malas, así que aunque a veces esta adicción se confunda con responsabilidad y trabajo duro, no te confundas, la adicción al trabajo no es nunca positiva.

Según la web de psicología Terapify, se conoce la adicción al trabajo como la necesidad de trabajar sin descansar, se convierte en una necesidad incontrolable que lleva a la persona a asumir cada vez más tareas.

Las consecuencias de la adicción al trabajo pueden ser nefastas ya que impactan directamente sobre tu salud mental y acaba teniendo efectos negativos sobre tu vida personal.

Algunos síntomas de la adicción al trabajo tienen que ver con no cumplir con el horario establecido, no disfrutar del tiempo libre, constante sensación de temor o angustia por el trabajo, tensión frecuente debido al trabajo, acostarse pensando en actividades laborales pendientes o negarse a tomar días de reposo cuando se está enfermo.

Cómo cuidar tu salud mental si teletrabajas

Si padeces alguno de los problemas enunciados en el apartado anterior es recomendable que busques siempre ayuda profesional. Es necesario normalizar el ir a terapia ya que no podemos olvidarnos nunca de descuidar nuestra salud mental.

Mientras tanto, puedes tomar algunas medidas para prevenir dañar tu salud mental mientras teletrabajas.

Establece horarios: gestiona tu tiempo

Tal vez uno de los problemas principales que surge del teletrabajo es la dificultad para establecer horarios. Al fin y al cabo, trabajamos desde casa, lo que nos lleva a “flexibilizar nuestros horarios”. Empezar más tarde o más pronto y hacer horas extra sin que a penas nos demos cuenta.

Es importante que marques tus horarios. Empieza siempre a la misma hora y termina de trabajar a la misma hora. Existen apps para organizarse que pueden resultarte de utilidad.

Otra buena idea es la de utilizar una agenda, si prefieres una versión física de una de las apps que recomendamos. Disponer de una agenda puede resultar terapéutico y te ayudara a organizar mejor tus dias y semanas.

En El Corte Inglés hemos encontrado la agenda de Mr Wonderful por 16,95 €. Tiene un diseño alegre, con dibujos, pegatinas y frases motivadoras que pueden levantarte el ánimo.

Si prefieres un diseño más clásico, con menos distracciones, puedes echarle un vistazo a esta agenda de tapa dura de la marca Moleskine disponible tambien en El Corte Inglés por 12,53 €.

Prepara tu lugar de trabajo

Lo ideal sería que eligieras un sitio de tu casa alejado de tu dormitorio. En este sentido es importante separar espacios, te ayudará a concentrarte y ser más productivo y también a desconectar cuando sea necesario.

Somos conscientes de que en muchos casos esto no será posible, entonces no te quedará otra que utilizar tu dormitorio como espacio de trabajo.

Sea cual sea tu caso, es importante que utilices para trabajar siempre el mismo sitio dentro de tu casa.

Una vez elegido el lugar de trabajo, tendrás que tener en cuenta lo siguiente:

  • Iluminación
  • Mobilario
  • Materiales

Si es posible, elije un lugar con luz natural, la psicóloga Gabriela Paoli explica que hay que evitar situarse frente a una ventana o de espaldas. Lo mejor es que la luz entre por un lateral.

Puedes mejorar la luz que recibes con un flexo o lámpara de escritorio. Si todavía no tienes, es importante que inviertas en una buena lámpara ya que tu vista podría verse también afectada. Hemos podido probar personalmente este modelo de Taotronics por 39,99 € en Amazon y lo cierto es que es una opción de compra muy recomendada.

Respecto al mobiliario: es muy importante que utilices la silla adecuada. Piensa que vas a pasar muchas horas trabajando, necesitas sin duda alguna una silla que cuide tu espalda.

En este artículo hemos recogido algunas de las mejores sillas de oficina para trabajar desde casa, todas ellas probadas y testadas por nuestro equipo.

Obviamente, la mesa o escritorio también es uno de los elementos principales. Si tienes el espacio suficiente, sería genial que te hicieras con un escritorio lo suficientemente grande como para poder trabajar cómodamente.

En este caso, no hemos podido probar ninguno de estos modelos, pero hemos echado un vistazo a Amazon y hemos visto opciones con muy buenas reviews de personas que los han comprado.

Este modelo de Habitdesign ha logrado una puntuación de 4,4/5 de 577 valoraciones totales. Puedes comprarlo en Amazon por 127,90 € y está disponible en cuatro colores diferentes.

Los materiales dependerán de tus necesidades y sobre todo de tu presupuesto en el caso de que tu empresa no corra con los gastos (aunque debería, puedes hablarlo con tus jefes o jefas si no lo has hecho todavía). Materiales importantes para el teletrabajo son el monitor de tu ordenador (cuanto más grande mejor), el teclado y el ratón (deberán ser ergonómicos para no dañar tu salud).

Puede que necesites materiales extra. Por ejemplo, si realizas muchas videollamadas o tienes renuiones con clientes, existen auriculares con micrófono diseñados en exclusiva para ello.

Ejemplo de ello son los auriculares Jabra Evolve2 65 que personalmente utilizo en todas mis reuniones. Puedes leer la review completa de mi experiencia con los Evolve2 65 si lo deseas.

Existen además otros complementos que ayudarán a que tu escritorio quede ordenado visualmente, lo que sin duda ayudará a tu mente. Me refiero a cubiletes para bolis y lápices una papelera de escritorio o un tapete que proteja tu mesa como este de la marca Harber London que hemos tenido oportunidad de probar.

Establece una rutina

Tener una rutina es una de las formas más saludables para sobrellevar la situación de verse obligado a trabajar desde casa. Levántate siempre a la misma hora, desayuna y cámbiate de ropa, nada de trabajar en pijama por muy cómodo que pueda parecer.

Es de vital importancia que marques horas para tus descansos. Se recomienda hacer descansos cortos entre horas (tus ojos también lo agraderán). Y sobre todo, para para comer. Pero para de verdad. Cierra el ordenador, abre un libro o ponte una serie mientras comes.

Aprovecha ese tiempo para desconectar y reponer energías, serás mucho más productivo. No es nada recomendable que comas en tu mesa de trabajo.

La comunicación es la cable

Hemos dicho antes que el teletrabajo nos aisla socialmente. Una forma de evitarlo es intentar seguir teniendo conversaciones como harías en la oficina con tus compañeros y compañeras, aunque sea de forma virtual.

Te ayudará a seguir sintiéndote parte del grupo y de la empresa. Al fin y al cabo, ya lo dijo Aristóteles: “Somos seres sociales por naturaleza”.

Por otro lado, si sientes que la situación de haber virtualizado todo tu trabajo hace que recibas menos feedbacks por parte de tus jefas, pídelos. Explica que te interesa seguir recibiendo comentarios sobre tu trabajo ya que te ayudará a mantenerte motivado y a cumplir mejor con tus objetivos laborales. Seguramente tus jefes estarán encantados de colaborar.