Cuando compras un producto de smart home, ¿qué obtienes realmente? Cada vez más, lo que se adquiere no es solo un producto, sino un servicio, y los términos y condiciones pueden no ser tan claros como se piensa.

Un anuncio sorpresa de la marca británica Hive es un ejemplo de ello. El pasado 11 de julio, los clientes de Hive recibieron un correo electrónico en el que se les informaba de que la marca iba a dejar de vender varios de sus productos de seguridad para el hogar.

Lo que resultaba exasperante para quienes ya habían invertido en ellos es que iba a interrumpir también la asistencia a los productos existentes del mismo tipo, con lo que quedaban inutilizados.

En el caso de algunos dispositivos, esto ocurrirá a finales de este año, y otros productos se sumarán a la lista el próximo verano. Otros, como Hive Homeshield, seguirán funcionando hasta el verano de 2025.

Puedes encontrar la lista completa en el sitio web de Hive. Incluye cámaras, un sensor de fugas, detección de sonido Hub 360 y otros dispositivos.

Es decir, esto significa que estos dispositivos dejarán de funcionar por completo en las fechas mencionadas.

Tenemos grandes planes

Por increíble que parezca, a pesar de que esto significa que miles de dispositivos irán a la basura, Hive ha justificado esta decisión con razones medioambientales.

Nos pusimos en contacto con la marca para obtener más información y la respuesta fue simplemente un copia y pega de su declaración oficial:

"En Hive, tenemos grandes planes para hacer que los hogares británicos sean más ecológicos, por lo que hemos tomado la difícil decisión de dejar de fabricar nuestros productos inteligentes de seguridad y detección de fugas".

"Como marca de tecnología inteligente en medio de una crisis climática, sabemos que hay que cambiar el enfoque y, en su lugar, desarrollaremos tecnología inteligente para el hogar que nos ayude a acercarnos a lograr el cero neto".

Sin duda, es una decisión que se le quedará grabada en la garganta a cualquiera que haya invertido en la tecnología de la marca para hacer su hogar más seguro.

Tener en cuenta el medio ambiente y luchar contra el cambio climático son objetivos vitales, pero, en este caso, nos parece una tontería corporativa.

Por supuesto, cambien de enfoque y desarrollen otra tecnología doméstica inteligente, pero no alienen a sus clientes convirtiendo sus caros dispositivos en pisapapeles.

¿Deben funcionar para siempre los dispositivos domésticos inteligentes?

La compra de productos domésticos inteligentes siempre conlleva un riesgo, tanto si se trata de una nueva empresa que puede desaparecer como de un fabricante establecido. Esto se debe a que los dispositivos inteligentes casi siempre dependen de servidores en la nube para funcionar.

El producto, ya sea un Amazon Echo o una máquina de hacer cerveza casera, necesita estos intermediarios para comunicarse con sus aplicaciones complementarias y hacer otras cosas como procesar el habla o almacenar vídeo.

Si los servidores (caros de mantener) se apagan, el producto en tu casa deja de funcionar. Ni siquiera importa si se trata de una cámara de seguridad inteligente que permite grabar vídeo localmente: sin esos servidores, ni la aplicación ni el producto funcionarán.

Hive no es una startup y, aunque cerró sus operaciones en Estados Unidos y Canadá en 2019, sigue siendo propiedad de Centrica, la empresa matriz de British Gas, el mayor proveedor de energía del Reino Unido.

Las personas que investigan las opciones de seguridad inteligente tenían toda la razón del mundo para confiar en que esta empresa sería perfectamente capaz de seguir prestando servicios para respaldar los productos que había vendido.

Y, efectivamente, puede hacerlo. Centrica espera que "los beneficios aumenten este año", según un artículo de Bloomberg UK de mayo. Un artículo anterior de Reuters de abril se titulaba simplemente: "Los beneficios de Centrica se duplican".

Por lo tanto, no es que no pueda seguir apoyando estos productos. Simplemente no lo hará. Pero si no podemos confiar en una marca bien establecida que forma parte de un grupo rentable, ¿en quién podemos confiar?

El problema es el cambio apenas reconocido en la relación entre las marcas de hogares inteligentes y los consumidores. Antes, imaginábamos que comprábamos productos que poseíamos y podíamos utilizar hasta que ya no quisiéramos.

Ahora, poco a poco, nos damos cuenta de que estamos comprando un servicio unido a una pieza de hardware. Y muy a menudo, no tenemos en cuenta cuáles son las condiciones de ese servicio y, en concreto, cuánto tiempo se espera que dure.

El modelo de suscripción opcional

Actualmente, la mayoría de las cámaras de seguridad y timbres inteligentes funcionan con un modelo de suscripción opcional. Puedes comprar productos de Google y Ring y utilizar las funciones básicas. Pero para desbloquear todo lo que hace el producto, tendrás que suscribirte.

Propiedad domótica

Si compras una cámara de interior Hive View, por ejemplo, la adquieres sabiendo que tendrás acceso a tus vídeos durante 24 horas. Pero si querías que permanecieran más tiempo, tenías que suscribirte a Hive Video Playback y pagar por el almacenamiento en la nube por una quota mensual. Es de suponer que esto no acabó siendo lo suficientemente rentable para Hive.

Algo similar ocurrió ya en 2017 con Y-Cam, otra marca británica de cámaras de seguridad. Ofrecía almacenar los vídeos de tus cámaras de forma continua durante siete días. Mucha gente compró varias cámaras por este motivo, pero la empresa se echó atrás y empezó a cobrar por el almacenamiento en la nube, lo que enfureció a su base de usuarios.

Ring, sin embargo, ha desplegado este modelo con más éxito. Los dispositivos asequibles de la marca (bueno, al menos algunos de ellos) y las frecuentes rebajas pueden ayudar, ya que mucha gente compra y actualiza lo suficiente su servicio de suscripción como para que sea rentable.

Si compras ahora un Ring Video Doorbell Pro 2, tendrás sus principales funciones incluidas en el precio. Pero como ocurre con todas las cámaras de Ring, si quieres volver a ver, descargar o compartir las grabaciones y no simplemente verlas en directo, tendrás que suscribirte a Ring Protect por 3,99 € al mes, y eso es por dispositivo.

Sin embargo, la empresa acaba de enfadar a su base de usuarios al aumentar los precios de las suscripciones sin previo aviso.

Propiedad domótica

Siguen habiendo excepciones a este modelo de negocio: Netatmo, por ejemplo, ofrece productos para el hogar inteligente sin requisitos de suscripción, solo el pago inicial de la cámara de seguridad o el timbre. Son más caros que sus rivales, pero la contrapartida para los compradores es la ausencia de costes continuos.

Pero esto es cada vez más raro. Los modelos de suscripción opcionales son probablemente el extremo más delgado de la cuña. Pronto tendremos que replantearnos qué significa poseer tecnología.

Para bien o para mal, las suscripciones son el futuro. Y en una semana en la que el anuncio por parte de BMW de un modelo de suscripción que permitiría desbloquear funciones como los asientos calefactados por una cuota mensual provocó la indignación, el futuro parece mucho, mucho peor.

Lo mismo ocurre con la tecnología de redes domésticas. Los proveedores de banda ancha y fabricantes como Plume y Bitdefender no quieren que te limites a comprar el hardware: quieren que te suscribas a él.

En última instancia, necesitamos que las marcas de hogar inteligente sean más transparentes. Que nos digan lo que vamos a recibir por nuestro dinero. Hasta que lo hagan, y sobre todo mientras la crisis del coste de la vida continúe, la acción sorpresa de Hive podría ser suficiente para que algunas personas se replanteen las posibles compras de smart home de la marca.

Y también para que nosotros -como críticos- seamos más cautelosos a la hora de recomendar dispositivos caros que podrían volverse tontos en cualquier momento.

Artículo original publicado en Tech Advisor.