Eso supone que pronto será posible pagar por productos digitales, tipo descarga musical o comics, con esta moneda virtual, yendo a través de la pasarela de PayPal, pero con soporte de terceros, y siempre y cuando el vendedor acepte que se le pague con la moneda criptográfica.

Y es que, por ahora, PayPal prefiere seguir manteniendo los bitcoins a cierta distancia, y no se integrarán en su método de pagos.

Para ello, la compañía ha elegido a tres firmas que procesarán estas monedas virtuales, BitPay, Coinbase y GoCoin, porque considera que han avanzado en ofrecer ciertas protecciones a los clientes.

Teniendo en cuenta los potenciales peligros que entrañan los bitcoins no parece que las reservas de PayPal sean injustificadas. Esta iniciativa es solo el primer paso en la integración de bitcoins y no supone una apuesta decidida por la moneda virtual, que sigue despertando recelos en compradores y vendedores online.