El acuerdo, por 75 millones de dólares en efectivo, cubre la propiedad intelectual y tecnología de Rdio, y Pandora asegura que ofrecerá trabajo a muchos de los actuales empleados. Pero no se adquiere todo el negocio de Rdio, por un par de razones: en primer lugar, la dificultad de poner en marcha un servicio de streaming bajo demanda como Spotify o Apple Music. Pandora tendrá que llegar sus propios acuerdos de licencia con las discográficas porque las ofertas que tiene Rdio no son transferibles. En segundo lugar, los ejecutivos de Pandora explican que Rdio es financieramente un "desafío", y habría sido una sangría para la firma compradora.

Por tanto, Pandora planea construir su propia plataforma y ampliar su actual servicio de streaming de emisoras de radio. El mes pasado adquirió Ticketfly, especialista en la venta de entradas a conciertos online. Junto a Ticketfly, la compra de Rdio, y otro acuerdo reciente con Sony/ATV Music Publishing, la compañía parece contar con los recursos para ofrecer un servicio completo o de ventanilla única para los fans musicales.

La operación con Rdio también le permitirá expandirse internacionalmente, ya que este servicio opera en más de 80 países.

No existe un calendario oficial para el lanzamiento para el nuevo servicio de streaming, pero podría producirse en 2016.