Entre las novedades que incluirá el nuevo sistema operativo, destacan importantes cambios en su diseño, como mejoras en Safari, Mail, Mensajes, y en el Centro de Notificación, así como el nuevo servicio iCloud Drive. Una vez que se instale esta versión preliminar de Yosemite, las siguientes actualizaciones se descargarán automáticamente, gracias a una funcionalidad estándar del sistema.

Apple está pidiendo a los usuarios que le remitan sus comentarios sobre el nuevo sistema y les comuniquen posibles errores, a través de la aplicación de evaluación que proporciona y que se instala junto a Yosemite en todos los sistemas de prueba beta.

Cuando esté completamente terminada la versión, los usuarios recibirán la actualización final de forma automática, también a través de la función de actualización del software.

Entretanto, OS X Yosemite sigue en desarrollo, por lo que algunas aplicaciones y servicios pueden no funcionar como muchos esperan, por lo que se recomienda realizar una copia de seguridad de nuestro Mac, antes de instalarla, y probarlo previamente en un equipo que no precisemos para nuestro trabajo diario.

Por desgracia, una de las características más esperadas de Yosemite, llamada Handoff, también requiere el uso de  iOS 8 y Apple no ha emitido ninguna beta de la misma.