Según el informe que recoge Reuters, el acceso a Internet en las economías ricas está llegando a niveles de saturación, pero el 90 por ciento de las personas de los 48 países más pobres siguen offline. En conjunto, más de la mitad de la población del planeta (en torno al 57 por ciento) todavía no utilizan Internet activamente o de forma regular.

Se espera, además, que en 2015 disminuya el ratio de crecimiento del número de conexiones hasta el 8,1 por ciento, unas décimas por debajo del 8,6 por ciento de 2014. Sigue la tónica, pues, de los últimos años, ya que estos ratios no han vuelto a situarse en el doble dígito desde 2012.

Con todo, a finales de año, 3.200 millones de personas (el 43,4 por ciento) accederán de forma habitual a Internet, frente a los 2.900 que lo hacían en 2014.