En su informe “Embracing Data Sharing”, Ericsson ConsumerLab ha analizado los planes de datos compartidos y cómo la introducción de dichos planes ha afectado al comportamiento del consumidor, así como los desencadenantes y barreras para su puesta en marcha.

Según este estudio, a los usuarios de smartphones les entusiasma tener altas prestaciones de datos en los planes compartidos, pero también buscan voz y mensajes de texto ilimitados. Sin embargo, el 20 por ciento de los usuarios de planes compartidos ha empezado ya a buscar más allá de estos servicios y esperan nuevas posibilidades como, por ejemplo, vincular sus prestaciones de datos de banda ancha fija a dichos planes, o incluir acceso libre a contenidos de cine y televisión.

Una de las principales conclusiones del informe es que los futuros usuarios de planes de datos compartidos serán muy distintos de los actuales, y que esto supondrá nuevas exigencias para los operadores.

A día de hoy, según el estudio, alrededor de una cuarta parte de los usuarios de smartphones con planes de datos compartidos son ‘usuarios con poder’, que consumen grandes cantidades de datos móviles, una proporción que ascenderá al 42 por ciento.

En los mercados analizados, esto es  Brasil, India, Japón, Corea del Sur, Reino Unido y Estados Unidos, también detecta que los consumidores quieren entender claramente el coste que les supone; una oferta sencilla y mejorada que no cambie, incluso con promociones; transparencia en tiempo real y gestión de los planes; aumentar el valor de dichos planes ampliándolo a nuevos dispositivos conectados, como los wearables, y una mejor cobertura app.

A día de hoy, el 46 por ciento de los usuarios están descontentos por no comprender las opciones del plan de precios y la facturación, mientras que 2 de cada 5 no están satisfechos con la capacidad de seguir, modificar y controlar su uso.