Los canales digitales van a formar parte central de las nuevas estrategias TI de la banca mundial, según adelanta un reciente informe de la consultora Ovum. De hecho, el 43 por ciento de los directivos de TI encuestados por Ovum señalan esta inversión como una de sus tres grandes prioridades para este año.

Ésta irá acompañada de una mejora de los procesos internos de back-office, ya que conseguir una mayor eficiencia traerá reducciones de costes y mayores ratios de conversión y ventas entre los diferentes canales. Así lo reconoce un 38 por ciento de ellos.

Las tasas de conversión de clientes es el gran caballo de batalla y los canales digitales juegan un papel clave en este esfuerzo, destacan los expertos de Ovum, que esperan que las grandes beneficiadas sean la banca móvil y online, con un aumento del 52 y el 51 por ciento en cuanto a inversiones, respectivamente.

Un aspecto importante de esta nueva inversión en canales digitales es que mejora la experiencia del cliente. Por eso, una mayor personalización de estos canales es otra de las prioridades que detecta la encuesta, en aras de nuevas funcionalidades de pago y consulta online de movimientos y otras operaciones.

Los clientes buscan en la banca el mismo tipo de operativa y trato que ya reciben de muchos otros sectores comerciales, especialmente el comercio, y aspiran a tener la misma experiencia rica e interactiva que reciben de ellas, concluyen los expertos de Ovum.