Japan Display ha desarrollado una pantalla de 17,3 pulgadas y resolución de 7.680x4.320 píxeles en un panel LCD. En total, más de 33 millones de píxeles frente a los ojos, ó 510 píxeles por pulgada (ppi).

Sus equivalentes actuales apenas alcanzan los 127ppi, cuatro veces menos, y además su capacidad de respuesta alcanza una velocidad de 120Hz, también sin parangón en estos momentos.

No se sabe todavía cuándo llegará a los nuevos modelos y apenas se podrá ver algún prototipo en próximos eventos, como el CEATAC de Japón, que se acaba de celebrar en estos días. A pesar de sus dimensiones, idóneas para un portátil de formato grande, todo apunta a que esta tecnología de pantalla está llamada a integrarse principalmente en televisores, monitores para juegos o aplicaciones médicas.

Pero, antes de nada, las pantallas 8K para equipos de sobremesa y portátiles deben resolver algunos problemas iniciales, como sus actuales conectores, HDMI y DisplayPort estándar, que no son los más adecuados para aprovechar la calidad 8K, sobre todo a una velocidad de 120Hz.

Para superarlo, ya se están ultimando dos estándares. Por un lado, los fabricantes de televisores propusieron en enero un estándar llamado SuperMHL para los televisores de alta definición. Por el lado del PC, en cambio, la Asociación de Estándares de Electrónica y dispositivos integrados, Embedded DisplayPort (EDP), publicó en febrero Emdebbed DisplayPort (eDP) 1.4a, y espera que el estándar llegue al mercado de PC en 2016. Thunderbolt 3, de Intel, también soporta pantallas 8K.