Puesto que en ciudades como Suecia, Dinamarca, reino Unido, Austria e Italia ya se ha comenzado a lanzar la tercera generación de redes móviles y se está construyendo una DSL (Digital Subscriber Line) de banda ancha y conexiones por cable a Internet, es responsabilidad de las competencias reguladoras asegurar la promoción de “un desarrollo rápido y sin obstáculos” de los nuevos servicios que utilizan estas redes.

Entre los primeros descubrimientos de esta investigación, que se puso en marcha en enero, en la venta de los derechos de deportes a operadores móviles de 3G, la Comisión ha descubierto “una actitud en general negativa por parte de los jugadores principales de este mercado a la hora de desarrollar contenidos disponibles para plataformas diferentes a las tradicionales”, como afirma el comisario de competencia europea Mario Monti.

En particular Monti destaca la actuación de radios y televisiones y operadores de TV de pago, que “adquieren los derechos para distribuir estos contenidos para tecnologías de las que no hacen uso”.

Los recientes desarrollos, como en el vídeo bajo demanda, han mostrado que actualmente hay una fuerte demanda en ese campo, entorpecida quizás por las fuertes tendencias de los operadores de TV establecidos para proteger su posición frente al crecimiento de las nuevas tecnologías y los nuevos protagonistas del mercado, como afirma Monti.

La segunda investigación de la Comisión Europea estará enfocada a temas de música, películas y continuará con las investigaciones iniciadas en temas de deportes. Esta segunda etapa tendrá lugar durante la segunda mitad de este año.