La compañía ha anunciado que en breve comenzará a introducir capacidades de traducción integradas en la versión de desktop de Skype. Cuando esto suceda, el usuario verá un icono en forma de globo en la parte superior derecha.

Llamarlo universal es todavía pretencioso, ya que solo habrá seis idiomas disponibles, inglés, español, francés, alemán, italiano, y chino mandarín, aunque hay 50 idiomas adicionales para el servicio de mensajería y el chat de texto, entre los que figuran el  estonio o galés, entre otros muchos.

Pero, por ahora, no conviene esperar que la calidad de traducción sea la de un hablante nativo o la que un traductor podría ofrecer. Sin embargo, la aplicación debería poder, al menos, facilitar la reserva de una habitación a través de una app como Airbnb en otro país, por ejemplo, y charlar con el dueño sobre las características del establecimiento.

Además, se espera que Microsoft abra la app a más idiomas y que mejore la calidad de las traducciones.

La barrera idiomática parece que comienza a caer y Skype va a dar un paso más en esta lucha permanente por comunicarnos en otras lenguas.