Los factores que impulsarán este fuerte crecimiento serán la recuperación de las inversiones de marketing y la progresiva evolución de los soportes estáticos tradicionales hacia anuncios interactivos más ricos y eficaces.

El informe titulado “Publicidad móvil: Estrategias In-App, Internet móvil y mensajería 2013-2018” sostiene que, si bien los teléfonos inteligentes acaparan actualmente alrededor del 70 por ciento de la inversión publicitaria integrada en la aplicación, el crecimiento de los usuarios de tablets y su creciente uso impulsará un nuevo salto en el gasto a medio plazo.

Se observa también que las tablets suponen un considerable acicate para estas aplicaciones, por sus más frecuentes impresiones, y que en 2018 la inversión publicitaria en este dispositivo mantendrá una relación 50/50, con respecto a los teléfonos inteligentes.

Además, se constata en este análisis que aunque aumenten en gran medida las descargas de aplicaciones, de aquí a 2018, la mayor parte de las inversiones  publicitarias In-App recaerá en gigantes móviles sociales, tipo Facebook y Twitter. Sin embargo, el autor del informe, Sian Rowlands, se muestra optimista sobre las oportunidades para los pequeños desarrolladores, ya que "a medida que la industria de la publicidad móvil madura, las soluciones de publicidad son más sofisticadas, utilizan masivamente la ubicación para impulsar su relevancia y, estas nuevas tecnologías y formatos, beneficiarán a todos los integrantes de la cadena de valor de la publicidad móvil".

Otros datos clave del informe son que el gasto mundial de publicidad móvil superará los 39.000 millones de dólares en 2018, frente los 13.000 actuales, que la inversión en nuevos formatos de Rich Media superarán a la publicidad tradicional en 2018, y que aparecerán formatos capaces de añadir funciones móviles mejoradas, más interactivas y que vinculen de forma directa con la tienda de apps más relevantes.