“Existe una desconexión total entre la tecnología tradicional y los CEO de las compañías”, ha declarado Colony en la apertura del Forrester Forum que se celebra en Portugal. “Para hacer esto, los CEO necesitan tener un alto nivel de control sobre la compañía. Esto es algo que puede sonar obvio, pero muchas veces no es así”.

Así las cosas, los CEO deben impulsar la tecnología y aunar esfuerzos conjuntamente, de modo que tecnología y negocio vayan de la mano. Así podrán conseguir sacar adelante los proyectos y desarrollar capacidades que permitan catalizar el cambio en las relaciones de ambas en la empresa.

Para los CIO esto significa que ya no son simplemente un elemento más en el engranaje y que sólo deben obedecer instrucciones, sino que “trabajan mano a mano para establecer prioridades”. “El CIO necesita aportar las mejores prácticas a la empresa, decir qué funcionará y qué no y qué capacidades pueden realmente transformar las empresas”, concluye este responsable.