Gartner pronostica que en 2015 habrá en el mundo 4.900 millones de ‘cosas’ conectadas, un 30 por ciento más que este año. Esta imponente cifra se multiplicará en los sucesivos ejercicios hasta alcanzar los 25.000 millones en 2020.

Se trata de la explosión de Internet de las Cosas (IoT) que en apenas un lustro mostrará una fuerza descomunal de crecimiento y vendrá a transformar nuestra forma de vida y nuestros negocios, hasta el punto que su efecto se dejará sentir en todos los sectores y aspectos de nuestras vidas.

Es la materialización del término acuñado por la firma del Nexo de Fuerzas, a partir de la fusión de la nube, la movilidad, social business y la información en todas partes. Su impacto será grande en la forma en la que se explota la tecnología, tanto por parte de los consumidores, las empresas, hospitales, organismos públicos, etc. Gartner estima que este motor impulsará el gasto total en servicios que soporten IoT desde los 69.500 millones de dólares en 2015 a hasta los 263.000 en 2020, casi cuatro veces más.

El próximo año ya podríamos alcanzar los 2.900 millones de cosas conectadas en todo el mundo, sólo si hablamos de aplicaciones de consumo, y ésta es una cifra que se quintuplicará hasta los 13.000 millones en el próximo lustro.

En el mundo de la empresa, el aumento también será espectacular y afectará a todos las sectores, especialmente a industria, utilities y transportes. En ese entorno, el número de dispositivos conectados alcanzará los 1.700 millones de unidades instaladas en 2020, frente a los 736 millones en uso que habrá el próximo año.