El primer paso de esta colaboración es la aplicación de los módulos LTE de Huawei al nuevo Audi Q7 SUV, dotándolo así de la capacidad de soportar redes 2G, 3G y 4G y los estándares TDD-LTE y FDD-LT, con lo que se podrán realizar transferencias de datos con velocidades de descarga de hasta 100Mbps.

Los automóviles representan una buena oportunidad de negocio para los proveedores de tecnología, una vez que las comunicaciones entre vehículos e infraestructuras urbanas sean una realidad. De hecho, el informe La Sociedad de la Información 2014 de Telefónica identifica el coche conectado como una tendencia clave y asegura que, en 2020, el 90 por ciento de los coches tendrá conexión a Internet, convirtiéndose en uno los aspectos clave en la expansión del Internet de las Cosas

La firma china no quiere dejar pasar esta oportunidad, ya que es consciente de las posibilidades que ofrece el mercado de los vehículos conectados”. Como explica Richard Yu, CEO de la unidad de negocio de Consumo de Huawei, “asociándonos con compañías líder del sector del automóvil, como Audi, buscamos ofrecer los mejores servicios y soluciones interconectadas para la próxima generación de coches, al tiempo que promovemos, de manera activa, la interacción entre automóviles, smartphones, wearables y personas, contribuyendo a una mejor experiencia de usuario durante la conducción”.