Google anuncia su apoyo a esta iniciativa, con la que quiere hacer frente a una realidad: los hogares de los países en desarrollo destinan cerca de un tercio de sus ingresos mensuales a una conexión fija a Internet, según datos de la Unión Internacional de Telecomunicaciones (UIT).

"La razón de esta Alianza es sencilla: la mayor parte de la población mundial todavía no está online, básicamente porque no se lo puede permitir", sostiene Berners-Lee en un comunicado.

A4AI tiene un objetivo concreto: conseguir que el coste de los servicios de banda ancha sea inferior al 5 por ciento de la media de ingresos mensuales por hogar.

Cómo hacerlo

A4AI espera lograrlo a través de buenas prácticas políticas y reguladoras, como permitir nuevas formas de utilización del espectro, prohibiendoprecios excesivos de los productos de telecomunicaciones y garantizando la competencia.

Google, AID y Amidyar Network, como fundadores de la Alianza, garantizan el respaldo financiero y tecnológico y, entre los miembros de la misma, destacan Microsoft, Yahoo o Cisco Internet Systems.

Llevar Internet a los países en desarrollo no es una idea nueva. Google ya cuenta con su “Proyecto Loon", que tiene como objetivo conectar a habitantes de zonas rurales mediante una red de globos de aire caliente, y también promueve la banda ancha en África a través de canales de TV que no se utilizan actualmente.

Sólo el 16 por ciento de los habitantes del continente africano utiliza Internet hoy en día, la mitad del índice de penetración de Asia o el Pacífico.

El grupo comenzará a trabajar en dos o tres países este año, sin concretar, y espera ampliar su alcance a 10 países a finales de 2015. También realizará un informe anual sobre posibilidades de acceso, con la primera edición prevista para diciembre.