Los interesados pueden entrar en la web http://upload.video.google.com y cargar sus vídeos digitales en Google Vídeo, un servicio nuevo que se encuentra todavía en fase de prueba. En este servicio, cuando el usuario realiza una consulta, recibe pequeños extractos de programas de televisión, fotogramas de vídeos o cualquier otra información relacionada con el vídeo que busca. No le envía directamente los vídeos para reproducirlos.

Aunque Google ya acepta vídeos, todavía no ha puesto en marcha el servicio de búsqueda. El objetivo es que los usuarios puedan en un futuro buscar vídeos, y ejecutarlos o comprarlos cuando estén almacenados en Google Vídeo. El programa para cargar los vídeos está disponible para todo tipo de propietarios, ya sean empresas o usuarios finales.

La compañía se encuentra en estos momentos pensando cómo va a organizar el índice de estos vídeos, y una vez que lo cree, se planteará qué hacer con los contenidos. Probablemente se diferencie entre los contenidos profesionales y de consumo. Otra de las probabilidades que se está planteando es la de incluir publicidad, o cobrar por almacenar esos vídeos, que ocupan mucho espacio.

www.google.es