AirPlay y Google son conceptualmente similares, pero mantienen alguna diferencia importante. AirPlay transmite audio directamente desde dispositivos iOS o Mac a través de Wi-Fi, mientras que Google Cast básicamente envía las instrucciones a los altavoces para escuchar la música a través de Internet, y trabaja con iOS, Android y el navegador Chrome. La ventaja de Google es que no merma la vida útil de la batería y no interrumpirá el audio aunque el dispositivo se desconecte. Sin embargo, sólo funciona con las aplicaciones específicas que lo soportan. Por su parte, AirPlay funciona con casi cualquier aplicación de audio, incluyendo iTunes, y el nuevo Apple Music.

Sony también ha añadido capacidades de reproducción de audio en diferentes habitaciones. Los usuarios pueden descargar la aplicación SongPal para gestionar múltiples altavoces, barras de sonido y  receptores.

El SRS-X77 es el más barato de los nuevos modelos de Sony, con un precio de 330 euros y 40 watios, además de subwoofer integrado. Pero, a diferencia de los otros modelos, no soporta los formatos de audio de alta resolución, como FLAC, WAV y ALAC.

El SRS-X88, por su parte, cuenta con 90 watios y cinco altavoces y dos tweeters, dos drivers de rango medio y un subwoofer, por un precio de 430 euros.

Y, por último, el SRS-X99 alcanza los 154 watios y añade dos altavoces de súperagudos, por 700 euros.

Ya se pueden reservar los primeros modelos, que en breve estarán a la venta.