En 2020 el 40% de los vehículos de Ford incluirá modelos EV (eléctricos), según la propia compañía. La medida representa la mayor inversión de Ford en esta tipo de vehículos hasta la fecha.

El fabricante también prepara un Focus Electric, que contará con una nueva capacidad de carga rápida (DC) que puede recargar un vehículo al 80% en unos 30 minutos para funcionar en un rango estimado de 160 kilómetros. Este nuevo modelo entrará en producción a finales del año próximo.

Ford también planea introducir un nuevo cuadro de instrumentos para sus vehículos eléctricos, que incluirá diversas pantallas personalizables para ayudar al conductor a controlar la energía en tiempo real y así maximizar la eficiencia de los vehículos. También incluirá otra funcionalidad inteligente que Ford en la nueva línea, llamada Brake Coach, que aconseja al piloto sobre el uso de un frenado suave para maximizar la energía captada por el sistema de frenado regenerativo.

Los sistemas de frenos regenerativos recapturan la energía cinética que se crea cuando se aplica presión sobre los frenos de disco del vehículo y la convierten en electricidad que recarga la batería de iones de litio del vehículo. Cuanta más energía se captura desde este controlador de frenado, más energía se devuelve a la batería del vehículo.