La Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) reconoce que la compañía ha cometido una infracción muy grave que le ha reportado un 128 por ciento más de ingresos brutos, pero no impone la devolución a los usuarios de las cantidades facturadas de más.

Según la CNMC, Vodafone vinculó a los contratos Red y Base tarifas de roaming distintas a la Eurotarifa regulada. El reglamento establece que los operadores deben aplicar "automáticamente una Eurotarifa de voz" y debe ser el cliente el que opte "deliberadamente" por una tarifa alternativa.

Este comportamiento desencadenó un procedimiento sancionador contra la compañía que a FACUA no le parece suficiente. Por eso, “la asociación pide a la Agencia Española de Consumo y Seguridad Alimentaria y a las autoridades autonómicas de protección al consumidor que reclamen a la multinacional británica la devolución automática de las cuantías facturadas irregularmente”, señala en un comunicado.

Además, FACUA recomienda a los afectados que presenten reclamaciones a Vodafone para exigir las pertinentes devoluciones.