Sony, que se introdujo en el negocio de los juegos con el lanzamiento de la consola PlayStation en 1994, espera que esta división mantenga la rentabilidad alcanzada, por lo menos hasta finales de su año fiscal (marzo 2002), a pesar del ambiente general de recesión en el sector tecnológico. Esta predicción tiene lugar cuando la compañía, con su PlayStation 2, se va a enfrentar realmente a la competencia, ya que desde comienzos de este año Sega dejó de producir su consola Dreamcast y Nintendo ha lanzado Gamecube el pasado mes de septiembre en Japón (previsiblemente para fines de año en otros países). Además, Microsoft sacará al mercado su esperada Xbox para finales de año con lo que la competencia está servida.

“Hasta ahora no creemos que haya motivo para revisar nuestras estimaciones de ventas de PlayStation2”, declaró el presidente de Sony Nobuyuki Idei. Para este año, la compañía espera que las unidades vendidas de PlayStation 2 ascenderán a 20 millones, mientras que las de PSone se eleven a 10 millones. El pasado año, Sony vendió 9,2 millones de consolas PlayStation 2 y 9,3 millones de PSone y PlayStation. Sus ventas netas fueron de 5.600 millones de dólares (1 billón de pesetas) y las pérdidas operativas llegaron a los 51.100 millones de yenes (76.650 millones de pesetas).

De todos modos, Sony decidió en junio el precio de PlayStation 2 de 74.900 a 69.900 pesetas (de 450 a 420 euros) lo que también ha contribuido a estas optimistas perspectivas.

Por otra parte, la caída de los precios en el mercado de los semiconductores ha beneficiado a Sony, que cuenta con componentes mucho más baratos para sus dispositivos. Asimismo, la compañía espera beneficios de los recientes atentados contra EE.UU., ya que “más gente decidirá quedarse en casa”, disfrutando de productos de entretenimiento.

Tel: 934 026 400

www.sony.es