Los investigadores del MIT destacan su tamaño en miniatura y que pasa desadvertido, ya que deslizar un dedo sobre una uña es una acción natural, así que la mayoría de la gente no se percataría de que se está controlando un dispositivo desde él.

Según explica PCWorld.com, sus aplicaciones en el mundo real serían muy variadas, a juicio de sus creadores. Por ejemplo, como muestra la foto, un usuario podría utilizar el consultar mientras consulta una  receta en un dispositivo al mismo tiempo que cocina y tiene las manos ocupadas.

La pequeña placa madre incluiría procesador, batería, un chip sensor y Bluetooth, conectados a través de un pequeño cable plano, lo que supone que no es tan delgado como podría esperarse, aunque los ingenieros trabajan para reducirlo aún más.

Para ello, pretenden integrar los componentes en un solo chip, lo que reducirá su tamaño y el consumo de energía. Incluso, se está hablando con fabricantes chinos para integrar una batería en miniatura con apenas medio milímetro de grosor.

Los detalles del prototipo se presentarán en la conferencia de la próxima semana Computer-Human Interaction que se celebrará en Seúl, Corea del Sur.