GfK ha realizado un estudio internacional en el que se instó a los consumidores a que eligieran cuál de las 11 tecnologías de vanguardia –desde la impresión en 3D a la realidad aumentada y la Internet de las Cosas– tendría un mayor impacto en sus vidas en los próximos años. Los resultados indican un fuerte interés en las tecnologías para el hogar inteligente, que cuentan con el respaldo del 51% de los consumidores, mientras que el 33% creen que los wearables son los que más afectarán sus vidas.

A nivel internacional, las áreas de aplicación de las tecnologías para el hogar inteligente que presentan un mayor atractivo para los consumidores son "seguridad y control" y "energía o iluminación", con un 55% y un 53%, respectivamente, mientras que el área de “entretenimiento y conectividad” cuenta con un 48% de adeptos.

Respecto a las barreras que frenan la adquisición de productos para el hogar inteligente, la mayoría de los consumidores señalan al precio, con más de un tercio de las personas que lo citan como principal inhibidor, seguido de los problemas de privacidad, citados por la cuarta parte.

Finalmente, al ser preguntados sobre los proveedores en los que confían para adquirir tecnología para el hogar inteligente, el 45% de los consumidores querrían que un solo proveedor les proporcionase todo, muy probablemente por el deseo de simplicidad y disponer de un solo ecosistema, mientras que el 29% prefiere disponer de una variedad de proveedores.