Según el último informe mensual al respecto, el de mayo, la flota de vehículos autónomos se han visto implicados en apenas 12 accidentes desde que se inició el programa en 2009. Todos ellos fueron colisiones de menor importancia y sólo la mitad ocurrieron mientras el vehículo estaba en modo autónomo.

En todos los casos, los coches de Google fueron alcanzados por otros vehículos, sin consecuencias graves y, en ningún caso, fueron responsables del siniestro ni causaron lesiones.

La flota de Google ha recorrido más de 2,8 millones de kilómetros en estos seis últimos años, así que no se registran incidentes durante casi 240.000 kilómetros.

En todo caso, queda por ver qué ocurriría si se desplegaran de forma masiva este tipo de vehículos. Por el momento, sólo se ha experimentado con 23 modelos en las vías públicas. Aunque las estadísticas de Google son un síntoma alentador.