El coche autónomo de Google rodará también por Austin. En esta ocasión, uno de los modelosserá Lexus, según ha indicado Google, pero no ha mencionado si también lo hará alguno de sus propios prototipos ni el número.

Hasta ahora, las pruebas, que llevan un conductor por seguridad, se habían restringido a la localidad de Mountain View, donde Google tiene su sede central, y esta ampliación de la zona de ensayo permitirá a la compañía realizar pruebas de su software en un lugar con diferentes condiciones de carretera, patrones de tráfico, etc.

Google tampoco ha mencionado si las autoridades de la ciudad de Austin o del estado de Texas ya han dado su visto bueno a estas pruebas, ni los funcionarios consultados han respondido al respecto. No obstante, Texas no parece tener leyes que regulen el uso de estos vehículos autónomos y algunos políticos están impulsando, por ello, una legislación que regule estos ensayos. Ni que decir tiene que Google y la industria del automóvil se oponen a estas medidas.

Lo cierto es que la compañía cuenta ya con 48 coches de este tipo, lo que le convierte en el mayor operador de vehículos autónomos y, desde que comenzó a probarlos en 2009, se han visto involucrados en 14 accidentes menores, según la propia compañía, por errores humanos.