Esta edición para desarrolladores de Internet Explorer ya se puede descargar, tanto para Windows 8.1  como Windows 7 SP1, y ofrece la posibilidad de ejecutarse independientemente de la copia del navegador, lo que permite probar sus nuevas funcionalidades sin que afecte al browser que se utiliza actualmente.

Esta posibilidad de probar el producto, incluso cuando los ingenieros de Microsoft aún trabajan en el nuevo Internet Explorer, puede ser de gran utilidad para comenzar a conocer sus nuevas características y facilitar el desarrollo de aplicaciones Web a partir de un producto que aún no está disponible.

Microsoft también espera opiniones y comentarios de los desarrolladores que le permitan mejorar o finalizar sus nuevas prestaciones.

La novedad de esta versión es su capacidad para operar de forma estanco, sin afectar a la configuración o perfil del navegador que esté utilizando el usuario. Bien entendido que la iniciativa pretende facilitar futuros desarrollos y no está concebida para su puesta en producción.

Esta primera versión para desarrolladores, llamada Developer Channel, incluye pruebas automatizadas WebDriver, herramientas de desarrollo F12 mejoradas, y soporte a controladores de Xbox para juegos basados en la web.

Con esta versión de prueba, Microsoft está imitando la estrategia de rápido desarrollo que utilizan otros proveedores de browsers, como Mozilla o Google. La compañía pretende ofrecer actualizaciones más frecuentes de su futuro navegador y conseguir mayor feedback de su comunidad.

Las herramientas para desarrolladores F12 están especialmente concebidas para depurar y optimizar las páginas Web y aplicaciones Web basadas en su navegador.