La firma adquirida se convertirá en la primera oficina de Dropbox en Israel y se sumará a sus oficinas de San Francisco, Seattle, Nueva York y Dublín. CloudOn ya no acepta nuevos usuarios de su servicio, que suspenderá el próximo 15 de marzo, según la compañía.

Esta operación se suma a otras compras de Dropbox en los últimos dos años, como Snapjoy, Mailbox, Hackpad o Bubbli, y mantiene el esfuerzo de la compañía en el mundo móvil.

El pasado otoño, la compañía también firmó una alianza con Microsoft para permitir el acceso a Dropbox desde las aplicaciones de Office y poder editar archivos desde la aplicación móvil de Dropbox.

Ahora, la empresa gana nuevas capacidades para crear documentos, a través de  CloudOn, desde todo tipo de plataformas y dispositivos.

Desde su fundación en octubre de 2009, CloudOn ha generado más de 26 millones de dólares de financiación y ha logrado 9 millones de usuarios en todo el mundo.

Los expertos consideran que, con CloudOn, Dropbox consigue un socio con experiencia en la optimización de aplicaciones de productividad en dispositivos móviles y amplía sus servicios para empresas. Esos 9 millones de usuarios son un atractivo añadido, aparte de encontrar un campo abonado en Israel para extender sus operaciones.