Según el Taipei Times, Samuel Cheng, el director del Grupo de I+D de Microsoft en Asia Pacífico, ha explicado que, a diferencia de Android Auto y Apple CarPlay que se sitúan en el salpicadero del coche y obligan a quitar la vista de la carretera, el prototipo de Microsoft proyectará la información en el parabrisas, y la pantalla incluirá datos como la velocidad, la ruta o el tráfico. Incluso, será posible consultar direcciones y hacer reservas en restaurantes, relata la misma noticia del diario.

El año pasado Microsoft mostró Windows for cars, sistema que se basaba en un concepto orientado en torno a Windows 8. La llegada de Windows 10 y Cortana, permite a Microsoft actualizar su visión.

Utilizar Cortana como interfaz de voz para la conducción tiene mucho sentido y reduce la llamada "carga cognitiva", es decir, lo que necesitas para pensar en lo que estás haciendo mientras conduces, además de llevar al mínimo posible el tiempo que debemos prestar a la pantalla, por debajo de 2 segundos. Además, se evitaría la necesidad de tocar botones, dando las instrucciones por voz.