En Alemania, un grupo de científicos del DLR Institute of Solar Research ha construido el mayor sol artificial creado hasta la fecha. Su nombre es Synlight y está formado por 149 lámparas. Ha sido presentado recientemente en la ciudad de Jülich como una alternativa renovable a los combustibles fósiles.

Esta especie de réplica del sol, que puede alcanzar 3.000 grados centígrados de temperatura, ha sido instalada en el interior de un edificio de una altura de 4 plantas. Los 149 focos de xenón de alta potencia, de 350 kilowatios, están dirigidos hacia a un mismo punto y son capaces de generar una temperatura 10.000 veces más potente que la luz procedente del sol que llega a la Tierra.

Synlight, que es capaz de carbonizar a una persona en cuestión de segundos, consume en tan solo cuatro horas la misma electricidad que un hogar de tamaño medio a lo largo de un año.

El coste de su construcción ha sido de 3,7 millones de dólares; algo que sus creadores justifican diciendo que la energía solar es la fuente de energía renovable líder y que los actuales paneles solares son altamente ineficientes.

En palabras de Karsten Lemmer, ejecutivo de DLR: "Las energías renovables serán la base del suministro de energía global en el futuro". Asimismo Lemmer ha afirmado que: "Los combustibles producidos utilizando energía solar ofrecen un inmenso potencial para almacenarlos a largo plazo y producir materiales químicos, reduciendo las emisiones de dióxido de carbono y mejorando la investigación en este campo".