Ambas cámaras tienen sutiles cambios de diseño, el agarre se ha mejorado y algunos de los botones de control en la parte superior se han renovado para ofrecer una disposición más clara. El mayor cambio es que la A290 cuenta con 14,2 megapíxeles, lo que supone un incremento del cuatro megapíxeles con respecto al modelo A230. La mayoría de sus otras características son las mismas que el A230, incluyendo la pantalla LCD de 2,7 pulgadas.

La nueva Sony A390, es también muy similar a su predecesora, la A380. Tiene la misma resolución que la A290, y cuenta con una pantalla LCD inclinable y funciones de enfoque automático Live View, al que añade un sistema de enfoque rápido por detección de fase.

Estos refinamientos pueden ser leves, pero las nuevas cámaras siguen disponiendo de sólidos ajustes, intuitivas guías de ayuda, y precios muy razonables. Juntos, estos detalles han hecho la gama de cámaras Sony DSLR de nivel de entrada muy popular entre los fotógrafos que dan sus primeros pasos fuera del mundo de las compactas.

Ambas cámaras estarán disponibles a partir de la primera quincena de julio, con un precio de 460 euros, la A290, y 510 €, la A390.