La Pentax K-x es una cámara reflex con sensor CMOS de 12,4 megapíxeles y tamaño APS-C que se ha diseñado partiendo de la base de la Pentax K-m que se presentó hace un año. En el nuevo modelo se han renovado el sensor y el procesador para elevar el rendimiento de la cámara y acercarlo al nivel de modelos superiores.

El nuevo sensor puede funcionar a sensibilidades entre 100 y 12.800 ISO, lo que supone ampliar dos pasos por arriba. Además, según Pentax, permite una mejor reproducción del color. Además, el nuevo procesador Prime II, es más rápido, lo que permite aumentar la velocidad de disparo hasta los 4,7 fps.

La K-x dispone de modo LiveView reconocimiento de hasta 16 caras y con enfoque por contraste sobre ellas, pudiendo emplear también el sensor AF de 11 puntos por diferencia de fase que es más preciso. Incorpora también la posibilidad de grabar vídeo en alta definición: 1.280 x 720 píxeles con 24 frames por segundo.

pentax k-x

Una de las novedades de la Pentax K-x es la función de filtros digitales, que permite aplicar hasta 16 filtros diferentes a las imágenes grabadas. Cuenta también con un modo de proceso cruzado que emula el aspecto de está técnica de la fotografía química para conseguir fotografías con unos colores diferentes y llamativos.

La cámara dispone también del sistema de estabilización 3D que ya utilizaba Pentax en otros modelos y el sistema de limpieza de polvo del sensor, además de un modo HDR que puede juntar tres tomas para ampliar el rango dinámico.

La Pentax K-x se venderá por 579 € con un objetivo 18-55 mm.