La Fujifilm FinePix X100 cuenta con el procesador EXR y un visor híbrido, de nuevo desarrollo, que combina un visor óptico de marco luminoso con un visor electrónico con panel de 1.440.000 puntos, pudiendo cambiar de visión directa a electrónica de forma instantánea. De este modo Fujifilm pretende combinar la nitidez de los visores ópticos con la capacidad de mostrar datos de los electrónicos, y satisfacer así a todo tipo de usuarios.

El sensor es un CMOS de tamaño APS-C y 12,3 megapíxeles que ha sido diseñado específicamente para esta cámara, estando calculado para trabajar junto con la óptica que utiliza y optimizar el ángulo de incidencia de la luz sobre toda su superficie.

Además, la X100 puede grabar vídeo en alta definición y cuenta con un filtro neutro integrado de tres pasos para poder aprovechar su gran abertura incluso en ambientes muy iluminados.Su precio aún no se ha fijado, pero será entorno a 1.000 euros.