Para ello, utiliza una tecnología llamada Red Neuronal Recurrente (RNN), que permite identificar más en detalle lo que estamos diciendo e ignorar otros sonidos que no son parte de la consulta.

Según el post publicado en el blog de Google Research, las mejoras también están diseñadas para encontrar el correcto equilibrio entre realizar predicciones más precisas y evitar los retrasos o latencia.

Hoy existen más alternativas que nunca en el ámbito de capacidades de búsqueda por voz. Apple sigue mejorando su Siri, Microsoft hace lo propio con Cortana, y firmas como Soundhound también se están posicionando en el mismo espacio. Con tanta competencia, los resultados solo pueden ser mejores.