BlockBuster está experimentando con un servicio de vídeo bajo demanda que ofrece a los usuarios la posibilidad de ver películas vía streaming mediante una conexión de banda ancha. La compañía ha lanzado el servicio a modo de prueba en Portland, Oregon y Seattle. El servicio permite seleccionar y ver películas en el televisor sin necesidad de desplazarse de casa. BlockBuster desarrollará este servicio junto a entidades como Enron, que se encarga de transformar las películas a formato digital y almacenarlas en un servidor. El precio del servicio en esta primera fase es de unos 4,95 dólares por película (895 PTAS),aunque está por determinar el precio que tendrá el producto en su lanzamiento comercial.

En opinión de los responsables de BlockBuster, el proceso de streaming ahorra tiempo y protege los derechos de autor, desde el momento en que no se pueden guardar las películas en disco duro. A pesar de no descartar la modalidad de la descarga, "dar la posibilidad de ver películas mediante el streaming ofrece el control que los usuarios demandan en estos momentos", según Steve Pantelick, CEO de la división de medios de BlockBuster. Portavoces de la compañía han señalado que la calidad de las películas que se ofrecen es similar a la que proporciona la televisión por cable.

Ni BlockBuster ni sus socios de negocio han facilitado una fecha oficial para el lanzamiento comercial del servicio, que funcionará con cualquier velocidad de conexión a Internet.