Concretamente, la venta de la división de cámaras, incluyendo gran parte de sus recursos de investigación y desarrollo se realizará a Ability Enterprise.

BenQ ha estado trabajando para intentar recuperar la rentabilidad en sus operaciones desde la adquisición, y posterior venta, de la división de teléfonos móviles de Siemens, que operó durante un año bajo el nombre de BenQ Mobile. Esta joint venture se declaró en bancarrota el pasado septiembre y provocó que BenQ se gastase más de 1.000 de millones de dólares en intentar que BenQ Mobile fuera rentable.

Ahora, la venta de la división de cámaras digitales a Ability, por un total de 3 millones de dólares, implicará el traspaso de 70 empleados de BenQ a Ability Enterprise en junio, cuando se espera que se concluya la venta. Además, BenQ mantendrá a parte del personal de dicha división parar enfocarse en diseño y marketing.