Los padres españoles son conscientes de los beneficios que puede proporcionar el uso de la tecnología en el aula y, en concreto, la importancia que tiene su aprendizaje para ayudar a los alumnos a desenvolverse en el mundo de hoy, con conocimientos actuales y desarrollando las habilidades necesarias.

El estudio elaborado por Ipsos para Samsung España fue presentado por Celestino García, vicepresidente corporativo de la firma, y revela 7 de cada 10 padres españoles considera que el uso de la tecnología en el aula es uno de los tres pilares de la educación actual. Además, un 20 por ciento de los encuestados la sitúa como máxima prioridad con respecto a otros pilares que consideran fundamentales en los centros educativos: la sinergia de aprendizajes de distintas materias (37 por ciento), el fomento del esfuerzo individual (18 por ciento), el trabajo en equipo (14 por ciento) y la memorización de conocimientos (12 por ciento).

Además, 9 de cada 10 padres y madres se muestran a favor de la idea de que la tecnología contribuye a formar a los alumnos para desenvolverse en el mundo actual, facilita la actualización de los contenidos educativos y permite desarrollar nuevas habilidades intelectuales.

Del mismo modo, los entrevistados destacan otras ventajas del uso de la tecnología en el entorno educativo, como la formación en el uso responsable de las nuevas tecnologías (83 por ciento) y el aumento del entretenimiento en las clases (84 por ciento), así como el enriquecimiento y soporte a los profesores en su enseñanza (81 por ciento).