Las series de televisión se han convertido en una de las formas más comunes de entretenimiento en los últimos años. Con miles y miles de personas en todo el mundo enganchándose a series como La Casa de Papel, Juego de Tronos o Breaking Bad es conveniente pensar: ¿está la comunidad LGTBI representada justamente en todas estas series?

Lo cierto es que todavía queda mucho camino por recorrer: no encontramos el mismo número de protagonistas y personajes no hetero que de protagonistas hetero en series de plataformas como Netflix, HBO o Amazon Prime Video. 

Sin embargo, parece que poco a poco el camino recorrido va siendo cada vez más largo. Aunque todavía no hay igualdad, cada vez es más común ver a personajes no hetero en la pequeña pantalla. 

Mientras que encontramos series cuya temática gira en torno a la comunidad LGBTI, es decir, sus tramas giran en torno a la identidad, a “salir del armario” y otros contratiempos que, por desgracia, la comunidad sigue viviendo hoy en día, podemos ver también series en las que siendo la temática otra cualquiera vemos también a personajes que no son hetero. 

Ambos conceptos son necesarios. Mientras que los primeros ayudarán a personas de la comunidad a sentirse identificadas y al mismo tiempo ponen de manifiesto situaciones y circunstancias propias que deben ser entendidas y escuchadas, las segundas visibilizan y normalizan. 

Por este motivo, este artículo ambos tipos de series: aquellas cuya temática ilustra temas referentes a la comunidad LGTBI, y otras que sin centrar su temática en el mundo LGTBI normalizan y visibilizan incluyendo a personajes no hetero en sus tramas. 

1. Euphoria

Euphoria es una de las mejores series que podrás ver. La historia gira alrededor de un grupo de adolescentes estadounidenses y sus pasiones, dramas, discusiones y traiciones. Euphoria es arte desde el primer instante hasta el último: desde su banda sonora, sus vestuarios, sus actuaciones, su estética, Euphoria enamora. 

Euphoria no habla de “salir del armario”, ni lo que significa ser gay, lesbiana o bisexual. Euphoria habla de un grupo de adolescentes diverso, en el que no todos son hetero, no todos son blancos y no todos son ricos.

Euphoria es una de esas series que normaliza y que hace que te olvides mientras la ves de que vivimos en un mundo en el que todavía existen personas que confunden identidad sexual con identidad de género. 

2. Orange is the New Black

Una de las series más emblemáticas de todos los tiempos es sin duda Orange is the New Black. Paper es una joven blanca de familia adinerada a punto de casarse que acaba presa. ¿El motivo? Su ex novia y ella se dedicaban a pasar droga cuando mantuvieron una relación hace años. 

Aunque la serie empieza contando la historia de la “ingenua” Paper, poco a poco se va adentrando en temas mucho más profundos: racismo, inclusión social y el injusto sistema carcelario de los Estados Unidos. 

Orange the New Black es otra de esas series necesarias, por dar voz a través de su ficción a mujeres que necesitan ser escuchadas, y por narrar historias a través de mujeres negras, transgénero, lesbianas o bisexuales, entre otras muchas. 

3. Sex Education

Sex Education es, por muy incoherente que parezca esta afirmación, una serie adolescente más, pero una serie adolescente diferente. Aunque británica, adopta la estética del típico instituto norteamericano. 

Otis es el protagonista de la serie, un chico tímido que se alía con Maeve, una compañera de su mismo instituto para formar un consultorio sobre sexualiad en el instituto. ¿De dónde adquiere Otis todo el conocimiento sobre la materia si él mismo es virgen? Pues de su madre, sexóloga profesional que habla sin tapujos y sin censura de sexo con su hijo y con cualquier otra persona. 

Los protagonistas de Sex Education muestran la diversidad necesaria para concienciarnos de que existen adolescentes con dos madres, chicos que disfrutan travistiéndose, chicos que se enamoran de chicos y chicas que se enamoran de chicos y chicas a la vez (entre otras muchas más realidades). 

4. The Bisexual

Laila es lesbiana. Lesbianísima. Sus amigas son lesbianas, sus fiestas son lesbianas, su relación de diez años es lesbiana. O eso creía ella. Un día Laila se da cuenta de que no es lesbiana, si no bisexual, motivo por el cuál tendrá que (una vez más) volver a enfrentarse a las opiniones bífobas de sus lesbianísimas amigas. 

The bisexual nos acerca a una realidad dentro que está muchas veces invisibilizada incluso dentro de la misma comunidad LGTBI. La bisexualidad parece no entenderse tan bien como se debería: tachadas de indecisas, promiscuas o “curiosas”. 

La bisexualidad es una identidad más de orientación sexual, y esta serie, refleja muy bien la realidad que muchas personas sufren de no terminar de encajar ni en “mundo hetero”, ni en “ambiente gay”.

5. Madres trabajadoras

Un grupo de madres se enfrenta a la vuelta al mundo laboral después de haber dado a luz. La serie gira en torno a distintas situaciones protagonizadas por este grupo de mujeres: sentirse juzgada por no sentir instinto maternal, ser mujer y trabajar en una empresa “de hombres”, lidiar con hijas adolescentes, darte cuenta de que no quieres estar con la madre de tu hija… 

Además de feminista, Madres trabajadoras es de esas series que ayuda a visibilizar ya que, como sucede en otras series nombradas en este artículo, las protagonistas no son solo mujeres hetero. 

6. Nola Darling

Nola Darling es fuerte, independiente, inteligente e increíblemente artística. Una mujer afroamericana que luchará por abrirse su camino en el mundo del arte, además de intentar encontrar su identidad mientras lidia con sus cuatro parejas. 

Has leído bien: cuatro parejas. Nola Darling no quiere comprometerse, y todas sus parejas lo saben, es decir, Nola no engaña, si no que nos demuestra que el poliamor es posible. Como habrás podido intuir, si Nola Darling está en este artículo, es porque la protagonista no es hetero. 

Una serie que conciencia sobre muchos temas, acercándose a todos los problemas que una joven como Nola tiene que soportar: racismo, machismo, ser juzgada por el tipo de vida que lleva, dificultades económicas…