Netflix ha dado los primeros pasos para acabar con la posibilidad de que varios usuarios compartan una misma cuenta de su servicio de suscripción. La compañía ya era consciente de esta práctica, sin embargo, hasta ahora no había tomado cartas en el asunto. 

Recordemos que el servicio de streaming cuenta actualmente con tres modalidades de suscripción, como son la Básica, Estándar y Premium. Las dos últimas son las que permiten la visualización de contenidos en 2 o 4 dispositivos respectivamente, así como las descargas de contenidos. 

Hasta el momento, Netflix era consciente de estas prácticas en las que varios usuarios comparten una única suscripción con el fin de tener acceso a los contenidos a un precio mucho más reducido sin tener en cuenta la geolocalización o el lugar desde el que se conectan. 

Esto permite que varias familias que residen en lugares diferentes puedan tener su propio perfil bajo la misma cuenta de suscripción y disfrutar de contenidos de manera simultánea sin que hasta ahora el sistema de identificación tenga en cuenta aspectos adicionales.

Adiós al intercambio de contraseñas

La plataforma está probando ahora una tecnología que se basa en identificar quién es el propietario de una cuenta y limitar que otras personas puedan usar esa misma contraseña. De esta forma, sería imposible usar una cuenta de otra persona si no convives con ella. 

Para ponerlo en práctica, se hace imprescindible tener que manejar el dato de la ubicación del dispositivo desde el que se ejecuta la aplicación, con lo que el usuario también debe conceder permiso a la app desde su móvil o equipo. 

Según lo publicado por GammaWire, algunos usuarios de Netflix ya se han encontrado con una pantalla que advierte: “Si no vives con el propietario de esta cuenta, necesitas tu propia cuenta para seguir disfrutando del servicio”. 

En la parte inferior de la pantalla aparecen botones para solicitar un código de verificación enviado por correo electrónico o mensaje de texto. También hay una opción de "verificar más tarde" que permite a los usuarios seguir conectados sin un código de verificación, aunque no está claro con cuanto tiempo extra.Usuarios convivientes

Poner en práctica medidas de control mediante geolocalización a la hora de hacer login en una cuenta de streaming no parece ser la medida más factible, y más cuando existen muchos usuarios que utilizan servicios VPN para eludir estos parámetros.

La industria del streaming se une

Otras plataformas de streaming similares, como Spotify en el apartado de música, llevan ya tiempo intentando implantar un sistema similar, aunque sin éxito. El último movimiento ha sido lanzar la modalidad Premium Duo a un precio de 12,99 € con el fin de que parejas que vivan bajo el mismo techo, puedan beneficiarse del plan. 

Recordemos que una cuenta Premium individual de Spotify tiene un coste de 9,99 €. Por su parte, la Familiar permite utilizar hasta 6 cuentas Premium para familiares que vivan bajo el mismo techo. 

La industria del streaming parece haberse tomado más en serio el intercambio de contraseñas o la denominada práctica de piratería de contraseñas. Según una estimación, estos servicios perdieron con estas prácticas una media de 9.100 millones de dólares. 

Cerca del 46 % de clientes de servicios de streaming de vídeo habrían compartido en alguna ocasión su contraseña de inicio de sesión con otros amigos o familiares, según la firma de investigación Magid. Más de la mitad de esas personas lo usan repetidamente.

Netflix ha afirmado a la CNBC que a lo largo del año realiza cientos de pruebas de este tipo que pueden no conducir a nada. Lo que no quieren estas plataformas de streaming es influir negativamente en la experiencia de uso de sus usuarios y la libertad para usar diversos dispositivos.

Habrá que esperar a dónde nos llevan estas nuevas medidas, pero lo que parece claro es que las plataformas de streaming no están dispuestas a seguir mirando hacia otro lado mientras los usuarios comparten contraseñas con amigos y seres queridos.