“Cambia tu género”. Entre comillas. Especialmente en un mes en el que se celebra el orgullo LGTBI, no podíamos pasar por alto el debate sobre transfobia que abre esta aplicación que está causando furor. 

Seguramente todos y todas habréis visto últimamente en Instagram y otras redes sociales fotos super realistas en las que hombres y mujeres ven transformado su aspecto para parecer “del otro género”. 

No voy a mentir, me he divertido viendo cómo sería Brad Pitt si “fuera chica” o a Rosalía “si fuera chico”, entre otras muchas celebrities. Incluso yo misma he jugado a modificar mi aspecto con esta aplicación para saber cómo sería si hubiera tenido un cuerpo normativamente masculino. 

Sin embargo, hay un par de peligrosos detalles que la popularidad de esta app pone de manifiesto: por un lado el problema de la privacidad y por otro la transfobia interiorizada que emana del concepto. 

Tu privacidad y FaceApp

Empezaré hablando del peligro técnico. Aunque inicialmente parece una app cualquiera, FaceApp esconde varios peligros contra tu privacidad. Si echas un vistazo a sus términos y condiciones, nos encontramos con lo siguiente: 

“Recolecta todo contenido generado por el usuario incluyendo fotos o vídeos registrados con la cámara de tu smartphone, como otro tipo de información del comportamiento, por medio de herramientas de análisis de terceros, cookies e identificadores de tu dispositivo para proveer contenido personalizado y publicidad”.

Es decir, además de almacenar y recopilar información sobre tu sistema operativo, el móvil o dispositivo que utilizas, tus redes sociales (en caso de que hayas iniciado sesión desde Facebook), tus hábitos de compra online, la app se queda con las fotos que utilizas para “cambiar de género”. 

Muchos y muchas nos hemos resignado a esta nueva era en la que cualquier app o dispositivo parece espiar todo lo que hacemos. ¿Es luchar contra algo inevitable? Así que por ello, a pesar de saber los peligros que tu privacidad corre cuando usas FaceApp, seguimos utilizándola. ¿Acaso no saben ya todo sobre nosotros/as?

Aún así es importante saber qué es lo que estás dando a cambio de poder jugar gratis con esta app. Estoy también segura de que muchas personas decidirán no utilizar la app cuando sepan que guarda todo lo que su cámara fotografía a través de la aplicación. 

FaceApp: ¿una app tránsfoba?

Ahora bien, más allá de que FaceApp no parece ser una aplicación muy fiable en términos de respetar tu privacidad, el tema del “cambio de género” abre otro debate interesante: ¿es la aplicación tránsfoba?

Twitter arde últimamente con comentarios “a favor” y “en contra” del colectivo trans (como si se pudiera estar en contra o a favor de algo que existe y ya). Escritoras famosísimas muestran abiertamente su transfobia. Una supuesta corriente “feminista” emerge hablando de “hombres disfrazados de mujeres” para referirse a mujeres trans. 

Y entonces se hace viral FaceApp y nos transmite que si llevas maquillaje y pelo largo eres mujer y si tienes barba eres hombre. Nos explica de una forma excesivamente simplista que el género es binario: hombre y mujer. No hay más. Un cuerpo femenino y otro masculino. 

La app, seguramente de forma inconsciente (y no por ello con menos culpa), está invisibilizando a un colectivo que necesita todo lo contrario. FaceApp se olvida de que existen mujeres trans, con barba o sin ella, y hombres trans, con rasgos considerados normativamente femininos. Deja de lado a todo un grupo de personas que no se identifican con ningún género o a aquellas que se identifican con ambos. 

El género es un concepto complejo, fluido y diverso, y FaceApp con su juego de “cambio de género” se olvida de que existe esta diversidad. 

Podemos jugar a ser normativas y a “cambiar nuestro género”, pero no debemos olvidarnos de las personas trans y de todo el abanico de géneros distintos que existen. 

Otras funciones de FaceApp

Más allá del controversial “cambio de género”. La aplicación ofrece más herramientas que pueden resultar divertidas. En la parte inferior podrás ver opciones de maquillaje, de edad (podrás hacerte más joven o más viejo). 

Podrás también cambiar tu peinado, cambiar el tamaño de tu nariz o probar distintas gafas. Ten en cuenta que no todas las herramientas y funciones de la FaceApp son gratis. 

De hecho, algo que nos ha gustado bastante de la aplicación es la selección de filtros de la que dispone, todos ellos podrán darle a tus fotos una imagen mucho más “instagramer”.