El proceso ha sido largo, pero la espera ha merecido la pena. Las 5.000 mascarillas FFP2 que la empresa de tecnología Aukey ha donado han llegado finalmente a su destino: el Hospital Miguel Servet de Zaragoza. 

Aukey es una marca especializada en productos de audio y conectividad con la que hemos colaborado en varias ocasiones. Cuando se decretó el Estado de Alarma en España, la empresa china no tardó en ponerse en contacto con nosotros/as. 

Con sede central en la ciudad china de Shenzhen, la empresa entendía a la perfección por lo que estábamos pasando. En un momento en el que productos sanitarios como desinfectantes, respiradores o mascarillas valían más que el oro, Aukey nos comunicaba que quería donar 5.000 mascarillas para luchar contra el coronavirus en España. 

Tras ponernos en contacto con el hospital más grande de la provincia de Zaragoza, el Hospital Universitario Miguel Servet, y comunicarles que la empresa Aukey quería donar mascarillas FFP2, se iniciaron los trámites de envío. 

No fue sencillo, la situación de pandemia mundial en la que nos encontramos dificultó la llegada de las mascarillas. El vuelo inicial en el que tenía que viajar la esperada mercancía fue cancelado y sustituido por otro que no viajaba directamente a España. Tras semanas de espera, trámites burocráticos y retrasos en la aduana, las mascarillas finalmente han podido llegar a su destino: el Hospital Miguel Servet. 

El hospital zaragozano ha querido transmitir su agradecimiento a Aukey por una donación tan necesaria en tiempos de la Covid-19. Desde el primer momento declararon que las mascarillas tenían que ser racionadas y “administradas con cuentagotas”, motivo por el cual esta donación de Aukey llega en el mejor momento posible. 

Desde PCWorld queríamos también mostrar nuestro agradecimiento a todo el personal sanitario y trabajadores y trabajadoras de primera necesidad que han luchado día a día contra el coronavirus. Sin vosotros y vosotras no hubiera sido posible. 

Gracias a la empresa Aukey por su apoyo y su tan necesaria donación. 

(Un especial agradecimiento también a Clara Santino de Aukey y a Trinidad Piquer del Hospital Universitario de Zaragoza por involucrarse tan activamente en la gestión de esta donación).