Entre el más que controvertido estreno de Lightyear y el que vendrá en unas semanas de Thor: Love and Thunder, la comunidad LGTBI parece estar viviendo un momento dulce a lo que referentes se refiere. El pasado 17 de junio, el estreno de la nueva película de Disney nos sorprendía con el primer beso LGTBI de la historia de la compañía estadounidense.

Un tímido beso que apenas llega a un segundo entre dos mujeres que no salen de la estructura familiar tradicional y que, sin embargo, ha supuesto la prohibición en 14 de países de todo el mundo. La osadía de mostrar una relación sana y afectuosa, que, por supuesto, los sectores más conservadores e intolerantes no han querido pasar por alto.

Tras esta polémica vamos a tratar de ver qué ha ocurrido con otras películas y series de Disney y su filial Marvel, y cuál es la situación de la comunidad LGTBI en el mundo.

Situación mundial: La LGTBIfobia sigue presente

En el caso del biopic de Buzz Lightyear, han sido 14 países los que han censurado la película. Sin embargo, solo hay que echar un vistazo al estado de los derechos de la población LGTBI en estos países para entender que, independientemente de si haya beso o solo una simple mención, como ha ocurrido en otras ocasiones, la película nunca cumpliría las leyes del país.

Actualmente, hay 11 países en todo el mundo en los que la homosexualidad está castigada incluso con la pena de muerte, según el último documento publicado por ILGA (Asociación Internacional de Lesbianas, Gays, Bisexuales, Trans e Intersex) en diciembre de 2020.

Son seis donde hay plena certeza jurídica de que ocurre así -Arabia Saudí, Brunei, Irán, Mauritania, Nigeria (en 12 estados del Norte) y Yemen- y otros cinco donde potencialmente se impone este castigo -Afganistán, Emiratos Árabes Unidos, Pakistán, Qatar y Somalia-.

Además, hay otros 69 países en el mundo en los que los actos sexuales y afectivos entre personas adultas del mismo género son considerados ilegales -incluidos Egipto e Irak, donde lo es de facto aunque su legislación no recoja un delito concreto para castigarlos-.

Si comparamos cifras, lo cierto es que 14 países ya no parecen tantos y, lo que sí parece, es que todavía queda mucho camino para la equiparación de los derechos de la población LGTBI en el mundo.

La polémica dentro de Disney tras la película Lightyear

El caso de Lightyear ha explotado, probablemente por la cercanía del estreno del 28 de junio, Día Internacional del Orgullo LGTBI, y también porque a ciertos sectores todavía les duele ver como algunas de las compañías que más han apuntalado la familia tradicional y el machismo cambia y se adapta a la situación real de nuestros pueblos y ciudades.

No obstante, según informó Variety, Pixar habría eliminado la escena para evitar críticas, pero la presión de las empleadas y empleados de la compañías fue lo que realmente hizo que la compañía diera marcha atrás en la decisión.

Este mismo marzo aparecía en los medios de comunicación estadounidenses una carta de la plantilla de Pixar en la que denunciaban que los ejecutivos de Disney habían censurado algunas de sus historias: “Nosotros en Pixar hemos sido testigos personalmente de hermosas historias, llenas de diversos personajes, que regresan de las reseñas corporativas de Disney reducidas a migajas de lo que alguna vez fueron”, decía la carta.

No todo es oro lo que reluce aunque sí es cierto que Karey Burke, la directora general de contenido de entretenimiento de Disney, reveló recientemente que antes de que termine 2022 la mitad de los personajes de sus dibujos serán parte de la comunidad LGTBI.

"Hablo como madre de dos niños queer, uno transgénero y otro pansexual, y, como jefa del departamento, me consternó saber que solo teníamos un puñado de personajes LGBTQ+", aseguró para recordar que no es necesario mostrar hechos “de índole sexual” para mostrar personajes más diversos.

La historia le da la razón y es que después de décadas de historias de amor heterosexual resulta ridículo pensar que no puede hacerse lo mismo con otras orientaciones e identidades.

Películas Disney LGTBI: Pocas, pero más de las que pensabas

Después de 98 años en Disney hemos podido ver besos apasionados entre príncipes y princesas, perros y perras, gatos y gatas, sapos y chicas, vaqueros y pastoras de juguete, robots e incluso, entre coche y coche. Y entre tanto amor, la compañía ha ido dando algunos pequeños (muy pequeños) pasos para incluir a la comunidad LGTBI.

El primero de ellos fue con el cortometraje Out (2020), también producido por Pixar y estrenado en 2020. Fue el primero de Disney en contar con un protagonista abiertamente homosexual. Este corto que está disponible en la plataforma de streaming relata la historia de Greg, un joven que no encuentra la manera de decirle a sus padres que es gay.

También ese año, la compañía estrenaba Onward, la historia de dos hermanos que con una pequeña mención a una pareja no heterosexual le valió la censura de varios países. En la película la cíclope inspectora Specter se refiere en un diálogo a su novia. Concretamente dijo: “La hija de mi novia me hizo arrancarme el pelo”.

Y como pequeñas apariciones, en Toy Story 4 (2019) ya se veía a una pareja de mamás en la Guardería Sunnyside, aunque solamente aparecieron en el fondo de una de las escenas. Lo mismo ocurrió en Buscando a Dory (2016), donde se ve a dos mujeres que parecen tener una relación, aunque no se hace referencia a ella de manera directa.

El próximo lanzamiento de este otoño, Strange World, será otro bombazo. El diseñador de la película, Matthieu Saghezchi, confirmó de manera oficial a través de su cuenta de Twitter que por primera vez en una cinta de Disney se incluirá una relación sentimental con dos personajes del mismo género.

Una de las claves de este nuevo título de Disney es que por primera vez esta relación será central en el arco narrativo del personaje. Esta es una de las demandas históricas de la comunidad LGTBI: que los personajes queer dejen de ser secundarios para pasar a ser protagonistas de la acción de igual forma que lo son los personajes heterosexuales.

¿Marvel LGTBfriendly?

Sí, el universo de Marvel también ha empezado a sacudirse los prejuicios, ha dejado atrás algunas de las masculinidades tóxicas que arrastraba de las anteriores fases y ha comenzado a sorprendernos con personajes más interesantes e inclusivos.

Atrás quedó el Iron Man atormentado o el soldado impecable de Capitán América, y ahora, aunque los conflictos paterno filiales siguen atormentando a algunos de sus personajes, empezamos a ver otras narrativas.

En 2021 aparecieron dos personajes abiertamente queer en las pantallas. El primero de ellos fue Loki. Este dios medio héroe medio villano, revolucionó las redes sociales con tan solo un comentario en el que hacía referencia a su bisexualidad. Y ahí se quedó la primera temporada, ¿qué ocurrirá en la segunda?

Loki bisexual

Unos meses más tarde, Marvel estrenaba Eternals, que incorporaba en su equipo de superhéroes, al primer protagonista abiertamente gay, y con él, el primer beso LGTBI de toda la franquicia cinematográfica.

Por supuesto, y siguiendo la tónica de otras películas, la cinta fue censurada en varios países que trataron de forzar a la compañía para que eliminara las escenas familiares de Phastos.

Ethernals gay

Otra película censurada fue la de Doctor Strange en el multiverso de la locura, que se estrenó el pasado mayo y que ya está disponible en Disney+. Varios países prohibieron la distribución de la película debido a que en una escena la nueva heroína de la Fase 4, América Chávez, revela que tiene dos madres.

América Chavez

Queerbaiting y straightwashing

Lo cierto es que pese a estos pequeños avances fuertemente criticados, el fandom de este universo ha criticado duramente a Marvel de queerbaiting: técnica de marketing utilizada en medios de ficción y entretenimiento en la que sugieren su existencia, pero después no representan abiertamente a un personaje LGTBI o una relación romántica no heterosexual. Así ha ocurrido, por ejemplo, con Loki o con Valquiria.

También se ha criticado que la compañía cinematográfica haya aplicado un straightwashing (lavado de cara heterosexual) a personajes que en los cómics son abiertamente LGTBI. Este es el caso de Deadpool, que en los cómics es pansexual y en la película se decidió no mencionar su orientación sexual. Además del de la propia América Chavez que en la película no hay ninguna mención a su identidad como primera heroína latina y lesbiana.

En el caso de Valquiria y Thor habrá que esperar al 8 de julio para descubrir si, por fin, Marvel los saca del armario.

Lightyear: ¿Fracaso de taquilla?

El spin-off del gran éxito de Pixar, Toy Story, se estrenó en salas en un fin de semana muy complicado para el cine de nostalgia y se quedó con el tercer puesto de recaudación por detrás de Jurassic World: Dominion y Top Gun: Maverick.

Aunque los sectores más críticos lo achacaron al controvertido beso, también hay que tener en cuenta que la competencia pisaba muy fuerte. De momento, todavía se puede ver en cines y si la compañía sigue con su habitual calendario tardará en llegar a la plataforma de streaming. Normalmente suele esperar unos 45-60 días en estrenarla en Disney+.

Lo cierto es que las cifras mundiales apuntan a que ha recaudado unos 85,6 millones de dólares, una cifra inferior a la esperada por lo que podría ser que la compañía decidiera adelantar el estreno en streaming.

No obstante, cabe destacar que la agencia de comunicación EFE ha desmentido un supuesto boicot que disminuyera las suscripciones de su plataforma de contenidos. De hecho, ha ocurrido justo lo contrario, crecieron en 7,9 millones de nuevos abonos durante el último trimestre, hasta alcanzar los 137,7 millones, por encima de las previsiones.

Thor, un estreno que está dando mucho que hablar

La cuarta película del dios de Marvel llegará a los cines el 8 de julio y ya lleva dando de qué hablar desde que uno de los tráiler insinuara cierta atracción de Thor hacia Star-Lord. ¿Nos sorprenderá este icono de la masculinidad con un nuevo despertar de su sexualidad?

Además, junto al dios estarán también Valquiria, de la que ya sabemos por los cómics que es bisexual aunque todavía no ha salido del armario en el cine, Korg y Jane Foster que en esta cinta dará un gran giro narrativo para pasar de ser la chica que debe ser salvada a la nueva diosa del martillo, Mighty Thor.

Un estreno que de nuevo dará de qué hablar y que dependiendo de quién se bese o quién sea el novio de quien podría sufrir la censura en los países en los que está prohibida la homosexualidad.

Y es que como hemos visto la posible prohibición de la película de Marvel o la actual censura de Lightyear no es la primera que sufre Disney.