Con este sistema de pago el usuario puede realizar una compra sin necesidad de utilizar monedas, con la ventaja de que ya no es necesario “ir a pedir cambio” ni se necesita disponer del importe exacto. De esta forma, se simplifica la compra por parte del usuario y, por otro, la venta al comerciante, ya que puede conocer el inventario de la máquina sin tener que contar el dinero en metálico, le facilita las labores de reposición de género y de mantenimiento, y además elimina la posibilidad de fraude en el pago.

Se trata de un estándar de pago que funciona mediante el control de un centro de gestión a través de mensajes cortos y GPRS que garantiza la seguridad de los datos del usuario mediante la encriptación y el uso de clave de hardware. La empresa Kilowatt ya tiene instalados más de 10.000 módulos de máquinas expendedoras de productos como Coca-Cola o Camy, y se espera que el sistema de pago se implante en la venta de otros productos, incluso en máquinas recreativas.

La instalación y promoción de este proyecto se enmarca dentro del programa de Fomento a la Investigación Técnica (PROFIT) del Ministerio de Ciencia y Tecnología y está promovido por la mayor parte de los bancos y Telefónica, Vodafone y Amena.

www.mobipay.com